Direct and Indirect interactions between fishes and macroalgae: evaluating mutualism in temperate ecosystems

Publicado por Subelab en 7 de marzo de 2013


Este proyecto se llevó a cabo durante 3 años donde realizamos una serie de mediciones y experimentos de manipulación en diferentes sitios a lo largo de la costa centro-norte de Chile. Los sitios de estudio de este proyecto fueron seleccionados bajo diferentes parámetros como por ejemplo en areas de libre acceso, donde cualquier persona puede ir a extraer pescados y mariscos, y áreas protegidas, llamadas áreas de manejo y explotación de recursos bentónicos (AMERBs), donde los pescadores cuidan los recursos bentónicos y sólo ellos pueden extraerlos. Para medir el estado de los bosques de macroalgas pardas y la relación de estas con los peces, 4 buzos con diferentes tareas, monitorearon y registraron los bosques de estos sitios dos veces por año, durante 3 años.
Los resultados obtenidos por nuestro equipo fueron muy interesantes. En los sitios AMERBs se encontró mayor cantidad de macroalgas juveniles y adultas por unidad de área, y estas fueron más grandes ya que presentaban mayor follaje y frondosidad. Estos sitios también presentaron una mayor biomasa de peces, en comparación con las áreas de libre acceso para los pescadores. En los sitios de libre acceso, se encontró mayor número de herbívoros, como erizos y pequeños caracoles que consumen las macroalgas pardas. Para evaluar estos resultados en terreno, se realizaron experimentos donde se estimó el crecimiento de las hojas de estas macroalgas pardas, de la especie Lessonia trabeculata, en presencia y ausencia de caracoles herbívoros durante varios meses (ver figura 1a). Las algas con presencia de caracoles, no sólo detuvieron su crecimiento, sino que además el bosque disminuyó (ver figura 1b).
Los siguientes pasos a seguir, fueron experimentos en laboratorio, donde se observó el comportamiento de alimentación de los herbívoros en presencia y ausencia de potenciales predadores (peces). Para esto, se utilizaron acuarios con herbívoros a los que se les ofreció tejido de macroalgas. Los experimentos mostraron que los caracoles se alimentaron menos en presencia de peces, lo que además provocó que los caracoles subieran a la parte superior del acuario y pasaran mayor tiempo ahí, confirmando que los peces generan efectos positivos indirectos sobre las macroalgas pardas.
Otro efecto positivo, esta vez de tipo directo, de los peces sobre las macroalgas fue evaluado en laboratorio. Se confirmó que en presencia de peces y filtradores (choritos), las macroalgas presentan una mejor condición, ya que no pierden sus hojas y crecen más rápido que las algas que sólo estaban en presencia de filtradores. Los nutrientes que los peces generan como materia orgánica particulada es disuelta por el proceso de filtración de los choritos y así es utilizado por las macroalgas. Esto resulta en un beneficio para las algas a partir de los nutrientes que les proporcionan los peces por lo que aceleran su crecimiento.
Las macroalgas pardas generan diferentes servicios para las especies de peces, generando hábitat para los estadíos tempranos de los peces y entregan alimento ya sea de manera indirecta (ya que los peces se alimentan de pequeños crustáceos como anfípodos, gastrópodos, isópodos que habitan en estas macroalgas), o directamente a través de sus propios tejidos para peces herbívoros. Los peces herbívoros pueden consumir el tejido reproductivo de las macroalgas, donde se encuentran las esporas, que son las semillas de estas algas. Nosotros encontramos que la digestión de los peces sobre estos tejidos reproductivos puede reducir la carga de epífitos (algas que crecen ssobre el tejido reproductivo) y los compuestos químicos que son producidos en estos tejidos (para repeler a pequeños herbívoros). Las semillas de las algas pueden ser liberadas mas rápidamente una vez que atraviesan el tracto digestivo de los peces. Encontramos que las semillas son viables y germinan con la misma rapidez que los controles de tejidos reproductivos que no han sido digeridos. Esta evidencia demuestra que los peces herbívoros pueden ser vehículos que dispersan las semillas de las macroalgas, favoreciendo la escaza movilidad de las esporas(ver fotos de los experimentos).
Este proyecto de investigación puede generar diferentes conclusiones. Una de estas es que las macroalgas pardas son importantes como hábitat y alimento para los peces y los peces a cambio proveen beneficios para las macroalgas. La importancia de los peces es notoria y se expresa en diferentes escalas espaciales (1 m a km) donde la presencia de peces y otros agentes pueden modificar el paisaje. Nosotros podemos concluir también, que en ausencia de peces, las macroalgas pierden su condición (evaluado como frondosidad y crecimiento), lo que podría traer consecuencias importantes para la pesca artesanal y recreativa. Además, en Chile no existen planes de manejo para peces de arrecife o de roca. Considerando la importancia de estos ambientes costeros, las consecuencias serán negativas para los ecosistemas de bosques de macroalgas pardas si las limitaciones para las capturas de peces costeros en Chile no son aplicadas.